Persianas la Fábrica de Madrid, la mejor calidad a los mejores precios

    Llámanos: 91 320 10 69 | 661 289 795

0

Cuando un propietario ya aborrece el color que aplicó en una habitación hace menos de un año es posible deducir dos cosas: la primera es que definitivamente no eligió por convicción propia la horrorosa pintura que aplicó. La segunda es que probablemente nunca, a lo largo de su existencia, ha escuchado hablar de colorimetría en decoración de interiores.

¿Qué es la colorimetría?

color2

En un sentido realmente estricto, apunta el sitio web para diseñadores profesionales Glosario Gráfico, se trata de la medición y cuantificación exacta de los elementos del color, lo cual, implica hablar de tono, saturación, brillo etc. y de su cálculo por vía científica. Aunque en la práctica, los diseñadores profesionales trabajan con estos factores sobre una base regular, no es necesario que un simple propietario de casa haga lo mismo, pues basta con que comprenda que los colores generan ciertas atmósferas que se perciben de una manera muy precisa.

El poder del color

color1

Muy independientemente de la predilección y los gustos personales, los colores y todo el rango de tonalidades que se encuentran entre ellos producen una sensación de calidez, de frescura, de amplitud, de paz, de energía y más. La variedad de tonos utilizados en un determinado diseño genera también sensaciones de las que dependerá el efecto que se consigue como resultado.

Los esquemas en colorimetría

Existen diversas maneras de elegir una variedad de colores en la decoración de interiores. Cada una de ellas es un esquema que, básicamente, combina tonos por contraste o por armonía. De esta manera se evita que la decoración luzca monótona o demasiado chocante al ojo, pero también, se consigue crear atmósferas adecuadas que realmente empatan en los espacios que se preparan.

Como explica el sitio E Mujer, lo más apropiado a la hora de aplicar las bases de la colorimetría en decoración de interiores, es apoyarse en un círculo cromático que muestre cómo se comportan unos colores junto otros para determinar si contrastan o armonizan y para identificar qué sensación particular producen en combinación. Lo que resta es armar esquemas a base de  no más de cuatro tonalidades distintas.

Related Post